Compras y
consultas
0



Intoxicación por Monóxido de Carbono

Intoxicación por Monóxido de Carbono

Comienza el frío y, lamentablemente, los riesgos de intoxicación por Monóxido de Carbono aumentan debido a posible la mala combustión del gas natural. La intoxicación también puede darse en casos de combustión a leña, nafta o carbón.

El Monóxido de Carbono es un gas no irritante pero que en altas concentraciones puede generar la muerte. Una de las principales características de este tipo de gas es que no se lo reconoce fácilmente ya que es incoloro, insípido e inodoro.

Síntomas comunes de la intoxicación por Monóxido de Carbono:

Los síntomas puede variar de persona a persona pero en general suponen:

  • Dolor de cabeza
  • Sensación de “falta de aire"
  • Mareos
  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio exagerado
  • Perdida de conocimiento o desmayo.

 
Lamentablemente el mayor riesgo es no advertir los síntomas a tiempo o que el primer síntoma sea el desmayo.
 
¿Cómo actuar ante los primeros síntomas?
 
Es indispensable:

  1. Abrir puertas y ventanas para mantener el ambiente ventilado
  2. Retirar a las personas afectadas del espacio contaminado.
  3. Asistir inmediatamente a un centro de salud.

 
El rápido diagnóstico es esencial para evitar consecuencias y secuelas a largo plazo. En caso de tratarse efectivamente de una intoxicación el tratamiento será realizado con oxigeno y se deberá un control periódico para evitar secuelas de gravedad.
 
Consejos para evitar la intoxicación por Monóxido de Carbono:

 

  • No dormir con estufas ni hornallas encendidas.
  • El uso de estufas que no sean de tiro balanceado no está permitido en los dormitorios.
  • Evitar el uso de estufas a kerosén. En caso de tenerla, no las dejes encendidas por la noche.
  • Evitar usar el horno o las hornallas para calentar un espacio.
  • Revisar todas las estufas de tu casa una vez por año. El control deberá ser realizado por un gasista matriculado.
  • Controlar que la salida al exterior de las estufas no esté bloqueada ni obstruida.
  • Es indispensable que siempre haya un espacio por donde ventile el aire. Aunque sea una ventana abierta unos centímetros.

 
Ante el frío, es mejor usar más ropa que exponerse a una posible intoxicación.

 

Productora Visual